UNA COLABORACIÓN IRRESISTIBLE CON KARLIE KLOSS

Por primera vez desde el lanzamiento de Good Girl en 2016, Carolina Herrera crea una edición especial cuyo frasco ha sido ideado por Carolina Herrera de Baez, directora creativa de los perfumes de la casa, y por Karlie Kloss, imagen del perfume desde sus orígenes.

En 2019 se cumplen tres años de la colaboración de la maniquí estadounidense en este exitoso proyecto y, ¿qué mejor manera de festejarlo que con un proyecto artístico que permita estrechar aún más los lazos que la unen a la firma?

La relación de la modelo con la firma neoyorquina se remonta al año 2008 cuando abrió y cerró el desfile de Carolina Herrera. Desde entonces, la admiración de Carolina Herrera y Carolina Herrera de Baez por la estadounidense no ha hecho sino crecer. “Desde el principio, supimos que era perfecta para encarnar a la Good Girl: elegante, estilosa, bella, divertida y con un punto travieso. Pero es que, además, Karlie es trabajadora, lista, optimista, curiosa, carismática, solidaria, comprometida… ¡Es una inspiración! Nos parecía fundamental transmitir esas aptitudes a través de una edición exclusiva”, explica Herrera de Baez. Y añade: “Ha sido una experiencia maravillosa trabajar con ella mano a mano en el diseño del frasco”.

Segundo objetivo: seguir construyendo el mensaje de Good Girl potenciando algunas de sus cualidades a través de Dot Drama. El misterio, tan imprescindible para disfrutar de la magia de la vida, y la astucia, son las armas que defiende Dot Drama.

¿Cómo expresar estos sentimientos y rasgos a través de un objeto? El emblemático stiletto de Good Girl no podía faltar: “El zapato es elocuente y evocador. La duda era cómo vestirlo… Buscábamos un motivo poderoso, femenino, altamente sugerente, capaz de aunar el pasado y el presente, relacionando a Karlie con los orígenes de la marca”, nos cuenta Herrera de Baez.

Para ello, Carolina Herrera de Baez y Karlie Kloss bucearon juntas durante meses en los archivos de la compañía en busca de inspiración para dotar de carácter al nuevo frasco (disponible en 80 ml). “Ha sido una experiencia muy enriquecedora; en 2019 la firma Carolina Herrera cumple 38 años: la herencia estética y cultural es amplísima. Revisar los archivos fue un lujo”, admite Kloss.

Ambas coinciden: el Polka Dot, los lunares blancos sobre fondo negro, son el grafismo perfecto para esta edición exclusiva: componen un estampado clásico y moderno, elegante e irreverente, misterioso y elocuente. Además, también fueron los protagonistas del primer perfume de Carolina Herrera lanzado en 1988. “Los lunares son un icono de estilo atemporal: funcionan con un look sofisticado y casual; componen el equilibrio perfecto entre modernidad y clasicismo”, opina Karlie Kloss.